TIPOS DE CONSTRUCTIVISMO


external image aprendizaje51.jpg images.jpg




Aproximaciones constructivistas: Mosheman


Como sucede en cualquier corriente, el constructivismo alberga en su interior una variedad de escuelas y orientaciones que mantienen ciertas diferencias de enfoque y contenido. En este sentido, Moshman (1982) elaboró una clasificación de las principales aproximaciones constructivistas:
Endógenos

"El aprendizaje es una actividad solitaria"

=
Los sujetos construyen sus propios conocimientos mediante la transformación y reorganización de las estructuras cognitivas.

external image Jean+Piaget.png


Exógenos

"Con amigos se aprende mejor"

=
El conocimiento es una reconstrucción de estructuras que existen en la realidad exterior. Teoría del procesamiento de la información.

external image gagne.gif

Dialécticos

"Sin amigos no se puede aprender"

=
El conocimiento se desarrolla a través de la interacción de factores internos (cognitivos) y externos (entorno biológico y sociocultural).

Vygotsky
Vygotsky

Constructivismo endógeno:



Constructivismo piagetiano. Adopta su nombre de Jean Piaget, siguiendo de cerca las aportaciones de ese pedagogo, particularmente aquellas que tienen relación con la epistemología evolutiva, es decir, el conocimiento sobre la forma de construir el pensamiento de acuerdo con las etapas psicoevolutivas de los niños. El constructivismo piagetiano tuvo un momento particularmente influyente durante las décadas de 1960 y 1970, impulsando numerosos proyectos de investigación e innovación educativa. Para Piaget, la idea de la asimilación es clave, ya que la nueva información que llega a una persona es 'asimilada' en función de lo que previamente hubiera adquirido. Muchas veces se necesita luego una acomodación de lo aprendido, por lo que debe haber una transformación de los esquemas del pensamiento en función de las nuevas circunstancias.



Constructivismo exógeno:



Se caracteriza por considerar que el aprendizaje surge de la reconstrucción que el alumno hace de la realidad externa, para lo cual, procesa la información recibida, organizándola y reorganizándola hasta reflejar fielmente un determinado contenido. Para lograrlo, el alumno usa varias estrategias, como, por ejemplo, redes de proposiciones, esquemas y reglas de producción condición-acción.
Este tipo de aprendizaje no produce necesariamente cambios conceptuales ni capacita para la aplicación del conocimiento o la resolución de problemas, pero sí supone un refinamiento en cuanto a la organización de la información. Por ejemplo, si un alumno ha sido capacitado para la realización de diagramas o cuadros, podrá usar estos recursos para estructurar un tema determinado o para prepararse para un examen en forma organizada y coherente. Es decir, se mejora el tratamiento de la información sin alterar su significado original. El papel del profesor se centra en la transmisión de información, pero fungiendo como un apoyo para guiar a los alumnos a un conocimiento más preciso y completo, enseñando las estrategias más adecuadas para los fines que se persigan, al tiempo que corrige (asertivamente) los conceptos erróneos.

Actualmente, hay una tendencia notoria hacia el profesor-guía o profesor-facilitador, logrando que la mayor parte de los alumnos aprenda a extraer información relevante de un determinado contenido, lo cual le facilita tanto la organización para el estudio de diversos temas como la resolución de exámenes y la argumentación coherente de sus ideas, tratando de realizar en todos los casos una traslación adaptada a las exigencias del momento.





Constructivismo dialéctico:




También llamado Constructivismo social, debido a que se entiende el aprendizaje como un proceso eminentemente social dentro de un entorno cultural particular. En este sentido, el aprendizaje es una construcción social del conocimiento, fundamentada en la interrelación de los estudiantes y de éstos con el ambiente que los rodea. El conocimiento generado será, entonces, el reflejo del mundo externo influido por la cultura, el lenguaje, el modelamiento, las creencias, la enseñanza directa y las relaciones con los demás. Los trabajos de Vygotsky y Bandura son claros referentes de este tipo de constructivismo.

En opinión de los constructivistas dialécticos, el ser humano no puede sentir, imaginar, recordar o saber si no tiene un precedente cognitivo del cual echar mano. De ahí que la experiencia previa sea tan determinante para este tipo de aprendizaje, considerando que los conocimientos, habilidades y actitudes se almacenan y organizan juntos para satisfacer las demandas en un momento y escenario determinado, como el familiar, social o escolar (Claxton, 1991).

Desde esta perspectiva, el aprendizaje constructivo se producirá como el resultado del intercambio de significados entre los que intervienen en la situación de enseñanza-aprendizaje, donde el profesor actuará no sólo como animador sino que será copartícipe de los intercambios verbales, de las experiencias compartidas, de las argumentaciones y debates, con el fin de que se produzcan contrastes, negociaciones y consensos acerca de los contenidos tratados, facilitando así la construcción colaborativa de conocimientos y valores socialmente respaldados.





Constructivismo radical






Finalmente, se ha denominado como 'constructivismo radical' (von Glaserfeld) una corriente que rechaza la idea según la cual lo que se construye en la mente del que aprende es un reflejo de algo existente fuera de su pensamiento. En realidad, se trata de una concepción que niega la posibilidad de una transmisión de conocimientos del profesor al alumno, ya que ambos construyen estrictamente sus significados. Los constructivistas radicales entienden la construcción de saberes desde una vertiente darwinista (véase Charles Robert Darwin) y adaptativa, es decir, el proceso cognitivo tiene su razón de ser en la adaptación al medio y no en el descubrimiento de una realidad objetiva. A diferencia de los otros 'constructivismos', en general calificables como 'realistas', el constructivismo radical es idealista porque concibe el mundo como una construcción del pensamiento y, por tanto, depende de él.




Tendencias pedagógicas




Dado que con el término "Constructivismo" se definieron también movimientos artísticos y escuelas de pensamiento, es importante especificar tendencias pedagógicas que se acercan al Constructivismo desde la Educación. Algunas son:
  • Construccionismo: acercamiento al aprendizaje desarrollado por Seymour Papert y sus colegas en el MIT en Cambridge, Massachusetts. Inspirado en las teorías de Piaget fue más allá al afirmar que el aprendizaje del constructivista ocurre mejor si se le pide construir un producto, algo externo a sí mismos tal como un modelo a escala, un prototipo de una máquina, un programa de ordenador o un libro. En la actualidad se facilita gracias a la posibilidad de crear o “construir” modelos a partir de programas de informática. Para el tema de interés de la Maestría en Educación y TICs, es interesante ver como del uso de ordenadores en la educación se ha convertido en instrumento didáctico y herramientas de aprendizaje.
  • Aprendizaje anclado (Bransford y otros): los problemas y los acercamientos a las soluciones se encajan en un ambiente narrativo
  • El aprendizaje colaborativo (Collins y otros): el aprendizaje se alcanza por la integración en una cultura implícita y explícita específica del conocimiento
  • Flexibilidad cognitiva (Sprio y otros): investigación y programa de desarrollo profesional del profesor en matemáticas elementales creado por Thomas P. Carpenter, Elizabeth Fennema y sus colaboradores en la Universidad de Wisconsin-Madison. Su premisa importante es que los profesores pueden utilizar las estrategias informales de los estudiantes. Es decir, construcción de las estrategias de los estudiantes basada en su comprensión de situaciones cotidianas como base primaria para las matemáticas de enseñanza en los grados elementales.